lunes, 29 de marzo de 2010

Nocturna.

Lunes de SemanaSa y yo currando, qué se le va hacer, habrá que hacer penitencia y escribir una entrada en el blog, ya sé que no es mucho el castigo impuesto para lo que peco o dejo de pecar pero y si luego no voy al cielo, quita, quita, por si acaso paso de flagelarme.
Y está entrada va dedicada al último libro que me he leydo, el cual me ha costado bastante, pues solo leo en los trenes cuando no duermo en ellos y cuando no tengo que estudiar, en fin.Al turrón.
Nocturna es la primera novela de una trilogía echa por el Guillermo del Toro y Chuck Hogan, en el libro se ve el mundo del del Toro, creador de mundos tan fantásticos como el laberinto del fauno o como hellboy, Pero este mundo se sitúa en la ciudad de Nueva York a la cual llegan unos vampiros, de los buenos, es decir, de los malos, de los que necesitan sangre para alimentarse y no tienen sentimientos, en fin. Estos vampiros son tratados desde un punto de vista de plaga en vez de desde el punto de vista de diablos o semidioses, y son una mezcla de no-muertos, sin conciencia, por lo menos los vampiros más recientes, los viejos parecen que tienen más conciencia de ser vampiros. Es el primero de una trilogía así que te deja bastantes incógnitas. Estos vampiros no son vampiros sino ¨infestados¨, como diría Mojamuto con los zombis de 28 días, eso hace que de bastante pavor pues ya se sabe la gente tiene mucho miedo de la Gripe A, vacas locas, y de los microorganismos patógenos, para beneficio de farmaceuticas que se lucran de estos terrores, es difícil saber donde poner el límite entre miedo inducido y el verdadero problema de enfermedades contagiosas, solamente recordaré que en pleno siglo XXI la principal causa e muerte sigue siendo el paludismo. Se me ha pirado el tema, bueno, que el libro merece la pena, por la visión de vampiros-infectados-plaga que te dan y también valen un potosí muchas de las transformaciones que te cuentan, en la que se ven claramente la mano del del Toro, aunque algunas son un poco asquerositas y acaban cansandote un pelín. Nos quedamos esperando el segundo libro. Hasta otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario