viernes, 23 de octubre de 2009

El viaje intimo de la locura.

Me encontraba yo en el FNAC, ya que me habían engañado para entrar en un centro comercial cuando a voz de pronto mientras miraba las novedades de los libros me encontré con el nombre de Roberto Iniesta. Tras ver que ese nombre me sonaba, me dí cuenta que era el que concretó su vida con Satán, le engaño y .... , bueno ya sabéis el resto. Siempre he seguido a extremoduro y las letras de sus canciones me parecen una maravilla, así que lo agarré, me echó un poco para atrás el hecho de que tuviera el nombre del escritor más grande que el titulo de la novela, pero en fin hay que vender como sea en este jodido mundo. Así que me dejé los cuartos en el libro con un poco de resquemor y aveces pensando que sería el único gilipollas que lo compraría y que podría ser un coñazo, en fin, había que arriesgarse. Por aquel entonces me estaba leyendo un Best Seller de esos de los que hablar con la gente, de esos que se ha leído todo kiski y que supones que por ello debe estar bien, la verdad, me estaba aburriendo bastante y quería que se acabasen las doscientas páginas que me quedaban, tras meditarlo dejé el otro en el montón de libros que algún día tendré que leer y empecé con el, y con ganas, hoy lo he acabado y ahí va mi opinión.
Intentaré no desvelar mucho del libro pues merece la pena ir descubriendo a Don Severiano y lo que le ocurre, el libro tiene tres partes, y las tres son buenas, en especial la última la cual es una pasada, recuerda muchas veces a las canciones de extremoduro y la manera característica de expresarse del Robe se ve plasmado en cada párrafo de la novela, al principio el personaje es muy impersonal pero al final te da pena que se acabe al libro, tiene partes de gran belleza y de gran estilo, como no, hablan de la LUNA y del SOL mas de la cuenta, pero a ver que esperabais. Bueno lo recomiendo, una historia buena y fácil de leer, estilo a los de barco de vapor pero con el estilo del Robe. Os lo recomiendo, aunque verdaderamente el libro trata de las lombrices, jeje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario