jueves, 23 de abril de 2009

El Palacio de la Luna


Hoy es el día del libro. Y yo que me apunto a todas las fiestas lo celebraré hablando del libro que me he acabado de leer esta semana. Me encanta la tradición catalana de regalar un libro, lo de la rosa me gusta menos, es una tradición que adopto y aplaudo de los estrujatomates (estrujatomates desde el cariño, que no se ofenda nadie). Bien, tal día como hoy la palmaron Cervantes y Shakespeare, a día de hoy todavía es un misterio saber como pudieron quedar para morirse el mismo día, y es que por aquella época el móvil no existía. Bueno ya acabo de decir tontaás, que tengo pa´ enterraros.
El libro es el Palacio de la Luna de Paul Auster, de este autor ya me había leído el Leviatán que aunque me gusto me pareció bastante soso, este autor es yanky y refleja muy bien la vida de los estadounidenses a mitad de siglo pasado, sobre todo New York, dónde nunca estuve, ni falta que hace.(Homenaje a Daniel Higiénico). El Palacio de la Luna me ha gustado bastante más, a veces me ha recordado al Guardián entre el Centeno, la historia va de un chaval que no sabe que hacer con su vida y como poco a poco va haciéndola, como todos. Las cien últimas paginas son increíbles desvelándose un misterio que hace que no puedas dejar de leerlo y fascinándote las sorpresas que una tras otra se van desencadenándose en está historia, es muy recomendable. El libro llego a mi por que fue el primer número de una serie de libros que edito Anagrama llamada serie oro, por 3.50 había que pillarlo. Un día pensé en coleccionar los números uno de todas las colecciones, pero al día siguiente pensé que sería una chorrada. Bueno el resto de la colección debe estar de puta madre, pero no me iba a gastar 10 euros en cada ejemplar cuando valen 7 y 8 , con tapas blandas que molan más y encima los puedes elegir. Bueno del Libro me quedo con la frase "El pasado es el sol, el presente la Tierra y el futuro la Luna"!Qué gran verdad¡. Feliz día del libro.

lunes, 13 de abril de 2009

Amanece que no es poco en Ayna.

Pasó la semana santa, está vez me fui para mi pueblo, que es Villanueva de los Infantes, en verdad es el de mi madre no es el mio pero lo reconozco como heredado, hacía años que no me acercaba a tan ilustre lugar por estas fechas, el miércoles antes de llegar nos fuimos hacia un lado para ver las lagunas de Ruidera que estaban impresionantes de agua, yo que las he conocido con las lagunas secas, ahora da gusto verlas, llenas de cataratas pasando de una laguna a otra, están increíbles. Si no fuera por las construcciones de chalets en las orillas y demás sería un entorno increible pero explotaron mucho los acuíferos y algunas se secaron, este año están a rebosar yo jamás las había visto con tanta agua.

Al día siguiente hicimos una escursión que yo tenía muchas ganas de hacer, que es ir a Ayna, un pueblo de la sierra del segura que es impresionante, allí se rodo una de las mejores películas que yo he visto, esta es Amanece que no es Poco, es una película que cada vez que la veo me troncho, aunque hay gente que no le hace gracia para mi es de lo mejor, a la gente o le gusta o no, pero al menos a nadie deja indiferente. En el pueblo hay varias localizaciones de la película, tengo una foto en la escuela donde el profesor hace el examen a los niños sobre las ingles y para mi es mejor que haber estado en los Estudios de la Universal, el pueblo esta rodeado de bancales, en los que no puedes pasar sin esperar ver a un hombre brotando del suelo, estuve donde bautizaron al hombre que se hundia en la tierra por que hacía palanca con el pijo y que luego se quedo cojito para toda la vida. Y por debajo pasa el rio mundo regando todas las huertas, todo esto cerca de unos cañones horadados por el rio de increible belleza. En fin, no te esperas que en Albacete pueda haberr estos paraísos.
El resto de la semana santa la pasamos en infantes bebiendo cervezas y durmiendo, cayeron 4 cajas de botellines en Viernes santo, lo cual es otra proeza más realizada por la fundación kubagotchis.