viernes, 27 de febrero de 2009

Che el argentino y guerrilla


Este mes no he escrito mucho, tampoco he tenido nada que contar y cuando me he ido a poner a ello se me ha agarrado el acomodo, así que no he comentado mucho.
Para acabar con este silencio comentaré las películas del Che, siempre, por supuesto, prevaleciendo que solamente es mi opinión.
Una cosa está clara la primera parte te deja buen sabor de boca por que vencen la batalla y la segunda un poco peor por que se muere, en fin, es como la de Titanic que al final se hunde el barco, que ya se sabe el final, lo que nunca se puede llegar a saber es por que Leonardo Dicaprio no flota(homenajeando a Los Gandules?. Me he ido por las ramas, la primera está bien aunque es una película bélica al estilo los doce del patíbulo y cosas así, y tal vez se pasan para mi gusto de tiros, menos cierta parte que está el che dando un discurso en la ONU, que está muy bien y como educaban a la tropa.
Lo que a mis entendederas se les queda de las películas, es que en Cuba ganaron por que estuvieron arropados por los campesinos y por el partido Comunista desde un primer momento, ya que eran Cubanos, y en la segunda parte cuando llegan a Bolivia no son apoyados por el partido ni por el pueblo, por ser extranjeros, no pueden realizar la revolución sin apoyo de un pueblo. El Che sale representado como si quisiera seguir con la Revolución de las Americas.
Es difícil tener una real concepción de un personaje histórico, cada uno cuenta la feria como la vivió, aquí el Cid es un héroe mientras que Saladino es un bárbaro, pero en el Cairo es al revés. La figura del Che ha sido muy devaluada por el capitalismo, si levantará la cabeza y viese sus chapas y camisetas, seguro que vomitaría, "en el Corte Ingles por comprar 12 gramos de mariguana te regalan un poster del Che Guevara" (Homenajeando a la Cabra Mecánica).
A mi me parece que fue un gran personaje y un libertador que dio ejemplo a muchas luchas posteriores, hasta la victoria siempre, es una gran frase que te alienta a no ser un pusilánime cobarde. A mi su historia me recuerda a la del Judío que con sus discípulos repartió hostias a los mercaderes en un templo de Galilea y que por ir diciendo cosas, como que los ricos no irán al reino de los cielos acabo clavado en la cruz. Salvando 2000 años y un porrón de interpretaciones e intereses, claro está.
Lo único con lo que puedo acabar es con un Hasta Siempre Comandante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario