miércoles, 22 de octubre de 2008

Maus


No suelo leer muchas novelas gráficas, después de Persepolis creo que esta es mi segunda.Le estoy pillando el gustillo a esto de los tebeos. Me los leo muy de vez en cuando, cuando tengo un poco de tiempo,siempre en casa pues no quiero llevármelos en el tren. He tardado más de dos meses en acabármelo, ya que me gusta disfrutar de cada una de sus paginas.
La historia es la que muchas veces se ha escrito sobre los supervivientes del holocausto nazi, pero visto desde el punto de vista de un hijo que dibuja la vida de su padre judío en la Polonia nazi. Me lo compre por recomendación y me ha parecido muy interesante, ganó el premio pullitzer, y es que parece ser que a los americanos les gusta mucho el tema del holocausto judío, debe ser por que por lo visto por ahí hay muchos. Uno de los mejores puntos es que el padre es un avaro, el típico judío mercader, y explica que es así por que ha tenido que comerciar con cualquier cosa por la supervivencia.
Otro punto es que es una fabula, tienen todos forma de animal, así los judíos son ratones, los alemanes nazis gatos, los polacos gorrinos y los americanos perros. Tiene algunas escenas duras, pero lo peor es el todo en general, la manera de sobrevivir, una y otra vez, mientras vas leyendo lo único que esperas es que se acabe la guerra. Y seguro que los que estuvieron en esa época debieron de pensar igual.
Muy recomendable está novela gráfica que trata de un tiempo que jamás debe ser olvidado, suerte que está documentado y que se sigue documentando y tratando para que no caiga en el olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario