martes, 21 de octubre de 2008

Lo que se quedo en la caja de Pandora.


Parece ser que de la caja de Pandora, aquella que guardaba los males en la mitología griega, solo se quedo la esperanza. Y es que, ya en aquellos tiempos se sabía que la esperanza era un mal que el hombre podía tener a su antojo, él decidía si era un mal o era un bien, así la esperanza es un arma del doble filo, el primer peldaño para llegar al desencanto o a la ilusión lograda. Así pues, qué es mejor tener esperanza de tirar para adelante, o resignarse en la rutina de lo diario, y acabar quemándose, apreciar lo bueno que te encuentras en la vida o ir torciendo esquinas para encontrar lo que se quiera buscar. Seguiré pensando en esta disputa de ideas, aunque no solucione nada y no me decante por ninguna u otra opción, tal vez lo mejor sea ser flexible cual junco o tal vez sea mejor ser duro como rocas.Seguiré yendo de una a otra dirección.

1 comentario:

  1. No se que decir, la esperanza es el motor de la vida y el dia que esta acaba de nada sirve estar vivo, creo que aunque cada dia que pasa es una esperanza que muere siempre quedara la esperaza de volver a aquel sitio del que Sabina dijo "nunca se ha de tratar de volver" y aun asi y sabiendo que nunca nada ,por muy casual que sea, nada sera como fue, siempre queda la esperanza de que un dia volveremos al sitio del que partimos y sera todo como fue en aquellos despreocupados años.

    ResponderEliminar